Implantes dentales

IMPLANTOLOGIE_76[1]

Los implantes dentales tienen como fin sustituir la falta de los dientes o los dientes muy deteriorados, en condiciones de seguridad. Se utiliza un sustituidor artificial fabricado de titánio.

 

La Implantología es una especialidad quirúrgica que tiene como fin sustituir los dientes que faltan o los que están muy deteriorados, en condiciones de seguridad. El implante dental es un sustituyente artificial fabricado de titánio (un metal muy bien tolerado por la masa ósea), para la raíz del diente. Este tornillo está anclado en el interior del hueso maxilar/mandibular y tiene como fin sostener uno o varios dientes artificiales.

 

Existen diferentes tipos de implantes dentales, cada uno de ellos diseñados en función de las necesidades de los pacientes. Tras una evaluación completa, el médico implantólogo le recomienda los tipos de implantes dentales para cada caso, teniendo en consideración el fin del procedimiento y el estado del tejido periodontal de cada paciente.

 

Los implantes dentales son una opción eficiente para sustituir los dientes. Debido a la Implantología, los pacientes pueden obtener la restauración funcional de los dientes, unos dientes que también durarán a lo largo del tiempo.

 

Nuestra clínica utiliza los sistemas de implante más modernos y viables. El procedimiento es simple y no doloroso, teniendo una recuperación rápida. Las coronas cerámicas se pueden aplicar a poco tiempo después de la intervención de implante, o puede resultar necesario un periodo de espera, para que así el hueso del maxilar se cure.

 

Por la inserción de los implantes dentales se mantiene la integridad de la estructura facial (de los arcos dentales), reduciendo los inconvenientes producidos por la pérdida de uno o de varios dientes.

 

Los implantes dentales representa actualmente la única posibilidad para sustituir los dientes que falta, a través de prótesis fijos (diferentes de los prótesis móviles, que deben retirarse de la boca para limpiarse), resultando una dentadura muy similar con los dientes naturales.

 

Hoy en día la mayoría de los procedimientos quirúrgicos para la inserción de los implantes permiten a los pacientes volver a casa en el mismo día.

 

Tras esta intervención se espera unos cuantos meses para que la célula ósea cree un tejido óseo nuevo alrededor del implante, proceso que tiene el nombre de osteointegración. La osteointegración normalmente se acepta bien por el organismo. De esta forma, el implante puede representar un apoyo para una corona dental, para puentes fijos o prótesis móviles.

 

El periodo de cura tras la operación de inserción de los implantes dura entre 4-6 meses, durante el cual, en función del estado clínico, el paciente beneficiará de un trabajo protésico provisional que asegure la funcionalidad y la estética hasta el momento en el que se realizará la prótesis definitiva.

 

Los implantes se recomiendan para los pacientes de todas las edades, a los que les faltan algún o varios dientes. Cualquier persona, suficientemente sana para realizar una pequeña intervención quirúrgica en la cavidad bucal puede beneficiar del tratamiento por implante.

 

Se debe especificar que tras la operación realizada en la clínica estomatológica los pacientes deben mantener una higiene local muy buena, porque la falta de ésta produce inflamaciones de las encías, que pueden llevar a la pérdida del implante. Por lo tanto, se impone la necesidad de la realización de controles estomatológicos periódicos cada tres meses.

 

Leave a Comment